#NiUnaMenos de nuestras mujeres lesbianas, bisexuales, queer, transgénero, intersexuales y más.

 

lgbt women.png

 

Dentro de todos los prejuicios que sufren las mujeres en su día a día, también están los relacionados a la diversidad sexual y de género. La idea incorrecta de que la única forma de vivir como mujer es ser heterosexual y cisgénero (las personas que no se identifican como transgénero, es decir que su sexo biológico calza con su identidad de género) es causante de constante discriminación, violencia y crímenes de odio. Muchas personas tienen ciertas creencias sobre cómo “debe ser” una mujer. Debe ser femenina, debe ser delicada, debe someterse a lo que un hombre quiera, debe sentirse atraída por hombres, no puede haber nacido con un sexo biológico distinto a su identidad de género, su cuerpo debe ser de cierto aspecto, debe siempre viajar acompañada, entre otros. ¿Cuántas ideas se nos han impuesto de cómo debe ser una mujer?

Estas ideas han generado como consecuencia reforzar ciertos estereotipos equivocados y machistas, limitando a las mujeres la posibilidad de ser y expresarse como realmente lo desean. A causa de estos prejuicios se han desarrollado grandes niveles de violencia hacia las mujeres lesbianas, bisexuales, queer, transgénero e intersexuales. De ello es reflejo el caso de muchas mujeres que son víctimas de violaciones correctivas. Una violación que tiene como objetivo “convertir” en heterosexual a una mujer lesbiana o bisexual. En el Perú se sabe de la existencia de estos casos, y no son aislados. También tenemos el caso de las mujeres transgénero que tienen el riesgo más alto de perder la vida a causa de crímenes de odio. En Brasil, por ejemplo, la expectativa de vida de una mujer transgénero es de 36 años.

Este 13 de agosto hagamos escuchar nuestra voz por todas las mujeres, porque no queremos más maltratos y más vidas perdidas a manos de la violencia y discriminación. Recordemos que no hay una sola forma de ser mujer, reconozcamos la diversidad dentro de este grupo y unámonos para luchar más fuerte.

 

 

Advertisements

¿Por qué participar en la Marcha del Orgullo LGBT+?

marcha

He leído muchos comentarios de personas decir: “¿Para qué marchan los gais?” “¿Acaso yo marcho por ser heterosexual?” “¿Para qué hacer escándalo de lo que haces con tu cuerpo?” “Solamente generan tráfico y afectan a las personas que tienen cosas importantes que hacer, solo me perjudican.”

Muchas personas tienden a pensar que la diversidad de orientaciones sexuales o identidades de género es un asunto que no debe ser conversado ya que es algo que forma parte de la vida privada, que no tiene por ello gran importancia y que por lo tanto deberíamos estar pensando en temas más importantes como la pobreza, la educación escolar, servicios de salud, entre otros. Nadie niega que estos temas son muy importantes, y que es más, también se ha llegado a perder vidas por problemas en áreas como la pobreza y salud. Pero ¿sabías que también perdemos vidas porque alguien pueda identificarse como lesbiana, gay, bisexual o transgénero? Quizás dirás, pero son menos… no es tan grave… ¿Sabías que 90% de la población LGBT+ de Lima Metropolitana ha sido víctima de violencia y discriminación? También hemos perdido vidas en el Perú por este tipo de violencia y el número puede aumentar más si no hacemos algo al respecto. #NoSoloPasaEnOrlando

Entonces, ¿por qué marchamos?

Vivimos en una sociedad en que se considera como la única norma ser heterosexual y ser cisgénero (las personas que no se identifican como transgénero, es decir que su sexo biológico se identifica con su identidad de género). Por lo tanto todo lo diferente a ello es considerado por muchos como incorrecto, esto lleva a que las personas LGBT+ no tengan todavía los mismo beneficios y respeto que el resto de personas ¿Qué beneficios son esos?

¿Te has dado cuenta de que si eres heterosexual tienes el privilegio de poder tomar la mano de tu pareja por la calle sin temer que alguien te vaya a insultar o gritar algún tipo de ofensa?

¿Te has dado cuenta de que si eres heterosexual puedes darle un beso a quien amas en un restaurante sin temor a que las personas alrededor te miren con prejuicio o hasta que te digan que es mejor que te vayas de ahí?

¿Te has dado cuenta de que si eres heterosexual puedes contarle a tus amigos/as en tu centro de estudios quién te gusta sin temor a que vayan a discriminarte o agredirte físicamente por expresarlo?

¿Te has dado cuenta de que si eres heterosexual puedes decir en tu trabajo quién es tu pareja sin el riesgo de que vayan a obstaculizarse tus posibilidades de ascender o que tus compañeros ya no te inviten a las reuniones sociales por ser diferente?

¿Te has dado cuenta de que si eres heterosexual puedes contraer matrimonio y compartir beneficios legales para protegerte a ti y a tu pareja en el futuro?

¿Te has dado cuenta de que si eres heterosexual puedes tener una expresión de amor a tu pareja sin que los demás digan que vas a traumatizar a sus hijos?

¿Te has dado cuenta de que si eres heterosexual tu orientación sexual no es un generador de depresión o hasta de un intento de suicidio por la falta de aceptación de los demás?

¿Te has dado cuenta de que si eres heterosexual nadie te pregunta que por qué elegiste serlo?

¿Te has dado cuenta de que si eres císgénero tu vida no está en riesgo por expresar tu identidad de género públicamente?

¿Te has dado cuenta de que si eres cisgénero no tienes que dar explicaciones de que sí eres realmente una mujer o un hombre?

Marchamos porque la comunidad LGBT+ tiene el riesgo de perder la vida por discriminación o crímenes de odio debido a su orientación sexual o identidad de género.

Marchamos para demostrar con orgullo que la orientación sexual o identidad de género no es algo de lo que uno debe de avergonzarse.

Marchamos porque queremos que la gente sepa que la orientación sexual o identidad de género no es algo que se limita a la intimidad de la persona, si no que involucra a todas las áreas de vida.

Marchamos para que las personas que están pasando por retos al identificarse como LGBT+ sepan que no están solos, que hay muchos como ellos/as y estamos aquí para apoyarlos/las.

Marchamos porque la homofobia, lesbofobia, bifobia y transfobia no es un asunto solo de la comunidad LGBT, es un asunto de todas las personas.

Este sábado yo marcharé con mi esposo y amigos/as como lo hago en cada ocasión. Porque la única forma de dejar de ver discriminación en mi país y en todo el mundo, es visibilizar activamente el cambio que queremos ver. En la medida que todos participemos y colaboremos en dejar atrás los prejuicios, haremos un mundo con menos violencia, más paz y aceptación.

¿Soy normal en el sexo?

18325190-los-estudiantes-se-esconden-all-cara-con-la-muestra-del-signo-de-interrogaci-n-la-incertidumbre-de-s

¿La cantidad de relaciones sexuales que tengo con mi pareja es normal? ¿Mis fantasías son normales? ¿Mis genitales son normales? Esta preocupación es muy común en las personas y puede generar mucha ansiedad. La realidad es que todos somos diferentes en nuestros cuerpos y en nuestras relaciones sexuales, pero cuando el sexo es de consentimiento mutuo, es responsable y se realiza con honestidad y comunicación, el hecho de ser “normal” realmente no es importante. Por ejemplo, para una persona puede ser “normal” tener relaciones todos los días y para otra lo “normal” puede ser una vez a la semana.  Recuerda que habrá personas que piensen más en sexo y otras menos, otras que a veces tengan fantasías con personas del mismo sexo y otras no. Todos somos diferentes, así que evita compararte con otras personas para saber si eres normal o no. Cada persona tiene sus propios significados y preferencias respecto al sexo, lo que sí es importante es buscar conocer los nuestros y los de nuestra pareja y no condenar automáticamente alguna conducta como “anormal” solo porque es distinta a la nuestra. La sexualidad se puede vivir de distintas formas si nos animamos a conocernos, ser flexibles y aceptar nuestra sexualidad y la de los demás.

 

 

5 datos sobre el condón masculino

23-condoms.w529.h352

¿Sabías que..?

  1. Cuando utilizas un condón en las relaciones sexuales estás 10mil veces más protegido contra el VIH que cuando no usas uno.
  2. No hay razón médica por la cual no puedas utilizar un condón, hasta para las personas alérgicas al latex existen condones de poliuretano o poliisopreno.
  3. El condón es uno de los métodos anticonceptivos más fáciles de adquirir y a un precio accesible para diferentes personas.
  4. En USA la mayoría de los adolescentes utilizan un condón la primera vez que tienen relaciones sexuales.
  5. La mayoría de los adolescentes no ha recibido una explicación del uso correcto del condón. Si necesitas una guía paso a paso puedes encontrarla aquí. http://es.wikihow.com/usar-un-preservativo-correctamente

 

Fuente: Planned Parenthood

4 diferencias entre sexo en la pornografía y sexo en la vida real

Para muchos la pornografía suele ser el principal medio para aprender sobre sexo, sin embargo la mayoría de veces la pornografía no suele ser representativa a la realidad en como dos personas tienen sexo. Como consecuencia esto lleva a muchas personas a pensar que su vida sexual no es suficientemente buena o que ellos no son suficientemente buenos, ya que no se parece a estas películas.

Veamos 4 mitos que suele generar el sexo en la pornografía y sus diferencias con el sexo en la vida real.

1. “El tamaño del pene de todos los hombres es muy grande.” En las películas pornográficas los hombres suelen tener un pene significativamente más grande que el promedio. Sin embargo, diversos estudios han demostrado que el pene promedio en erección mide aproximadamente 12.5cm. Muchos hombres tienden a pensar que están por abajo del promedio al ver estas películas, cuando en la mayoría de los casos no es así.

2. “La penetración es el estímulo más importante para la mujer.” Si bien muchas mujeres pueden disfrutar de la penetración, esta no siempre será la estimulación prioritaria para alcanzar un orgasmo. La minoría de las mujeres alcanzan con regularidad el orgasmo solamente por estímulo coital. El resto necesita un estímulo adicional (masturbación, sexo oral, etc.), lo cual demuestra que es muy importante la estimulación adecuada del clítoris para alcanzar el orgasmo, muchas veces hasta más importante que la sola penetración.

3. “El orgasmo de una mujer no es importante.” Generalmente el sexo en la pornografía termina cuando el hombre tiene una eyaculación y no se da importancia si la mujer tuvo un orgasmo o no, en la vida real será muy importante estar atento a las necesidades de tu pareja, y si ella desea tener un orgasmo, es importante darle la importancia necesaria.

4. “Los hombres siempre tienen erecciones instantáneas.” En las películas pornográficas pareciera que al segundo que se desea tener una relación sexual la erección aparece. Si bien para algunas personas puede ser algo que sucede rápido, a muchos hombres les puede tomar más tiempo alcanzar una erección.

El considerar estos mitos como ciertos puede generarnos consecuencias negativas en nuestra vida sexual, haciendo que nos desconectemos del disfrute y de nuestra pareja, y entremos ansiedad porque no alcanzar ciertas expectativas. Por ello es muy importante informarte adecuadamente, ¡anímate a cuestionar algunas de estas ideas sobre sexo que puedes haber mantenido por mucho tiempo!

¿Cuál es la diferencia entre sexo biológico e identidad de género?

Generalmente hemos aprendido que si biológicamente somos de sexo masculino, entonces tenemos que sentir que somos hombres, o del mismo modo si nací con sexo femenino, debo sentirme una mujer. Pero en muchos casos no suele ser tan simple. Antes de plantear una definición de los términos sexo biológico e identidad de género, quisiera pedirte que pienses en ti mismo por un momento y pregúntate, ¿qué te hace una mujer o un hombre?

Por ejemplo, en el caso de los hombres. Quizás pienses que lo que te hace un hombre son tus órganos sexuales. Pero vamos a imaginar que atraviesas un accidente que te deja sin estos órganos. Quizás ya no cuentes con un pene, pero ¿todavía eres un hombre? ¿cómo lo sabes? Quizás podrías responder describiendo tu cuerpo, diciendo que eres hombre porque tienes una voz grave, un tórax amplio, mayor volumen corporal, etc. Sin embargo, no existe acaso ninguna mujer que pueda tener esas característica físicas también? Entonces, ¿cómo sabes que eres hombre?

Ahora el caso de las mujeres. Quizás podrías responder que eres una mujer porque tienes la capacidad de dar a luz, pero, ¿si no tuvieras hijos, o tuvieras infertilidad, ya no seguirías siendo una mujer? Quizás ahora pienses en las hormonas, como algo que te define como mujer. Sin embargo, si más adelante tus hormonas van decayendo, ¿significa que ya no eres una mujer?

Entonces, ¿cuál es la respuesta? Quizás la más simple y más real sea “simplemente lo sé.” Y es así que la respuesta a la pregunta, está solo en tu mente y solo la puedes responder tú mismo.

Ahora para aclarar más la diferencia de cada término. El sexo es una clasificación de las personas como masculinas o femeninas en el momento del nacimiento que hace referencia al estado biológico de una persona como hombre o mujer, y se encuentra asociado principalmente con atributos físicos tales como los cromosomas, la prevalencia hormonal y la anatomía interna y externa. En la mayoría de los casos, el sexo es asignado por el doctor que te trae al mundo, generalmente al observar si los genitales con los que naciste son masculinos o femeninos.

Por otro lado la identidad género es el sentido interno de quién soy, por ejemplo el hecho de sentir que soy hombre o sentir que soy mujer. Pueden haber personas de sexo masculino que tengan un sentido interno de ser mujeres, o personas de sexo femenino que tienen un sentido interno de ser hombres o personas que se identifiquen con ambos.

Como ves, el género no lo establece tu biología o tu sexo. El género es un conjunto de características como comportamientos, actividades y atributos que la sociedad asigna como propias para la mujer y propias para hombres. Hace mucho tiempo, se definió el género como algo binario, es decir algo que solo se divide en dos partes. Esta concepción del género hace que se construya una concepción rígida y estructurada que solo divide el género en blanco o negro, hombre o mujer, y no permite grises o espectros del género. Esta visión ha generando que muchas personas se sientan obligadas a encajar exactamente en lo que la sociedad exige para las personas que nacen biológicamente como hombres o mujeres. Lo importante es recordar que tienes la libertad de identificarte y expresarte con lo que más cómod@ te haga sentir. El género tiene infinitas posibilidades.

3 grandes beneficios de la masturbación

109742946

La mayoría de personas se masturban en algún punto de sus vidas. Algunas lo hacen seguido, otras ocasionalmente, otros nunca; sin embargo es un tema que sigue siendo un tabú en nuestra cultura y causal de vergüenza para muchas personas. ¿Por qué? Porque la historia de la masturbación ha estado contaminada de mitos y prejuicios, desde la falsa creencia de que podemos quedar ciegos al masturbarnos, hasta la idea de que es algo que las mujeres no deben hacer. Felizmente en la actualidad ya existe el acuerdo médico de que la masturbación es una forma saludable de expresión sexual y que tiene importantes ventajas en nuestra mente y cuerpo.

1. Permite conocerte mejor sexualmente

La masturbación es el primer camino ideal y el más seguro para conocer cómo funciona tu cuerpo sexualmente. Puedes aprender qué te excita y qué no, aprendes a conocer qué te da placer y cómo. Te permite enfocarte en tu propia respuesta sexual, algo que algunas veces no es posible reconocer cuando estás teniendo relaciones con otra persona.

Al conocer todo esto, aumenta tu capacidad para alcanzar orgasmos. Es más, en terapia sexual, muchas personas que presentan dificultades sexuales tienen como una de sus tareas masturbarse para aprender a conocer mejor sus cuerpos.

2. Genera efectos saludables en el cuerpo

Ya sea por los beneficios de aclarar tu mente o el ejercicio cardiovascular, la masturbación que acaba en orgasmo puede ser una muy buena forma de ayudar a tu cuerpo. Genera una relajación muscular que en muchos casos calma migrañas, dolores musculares y menstruales. Además reduce las probabilidades de incontinencia urinaria y puede prevenir el cáncer de próstata, ya que las toxinas que se acumulan se eliminan a través de la eyaculación.

3. Genera un buen estado emocional

La masturbación puede reducir emociones de estrés o tristeza. Si bien no es la forma principal para lidiar con las emociones, puede ser algo que ayude. ¿Cómo? Durante la masturbación se liberan neuroquímicos como la oxitocina y dopamina que levantan el ánimo, mejorando tu estado emocional.

Tengamos presentes estos beneficios antes de mirar a la masturbación con prejuicio, y si te preocupa que  puedas caer en “masturbarte demasiado” ten en cuenta que la masturbación solo puede ser negativa en la medida que esté afectando significativamente algún área de tu vida. Lo más importante es saber que la masturbación es una forma saludable de expresión sexual en hombres y mujeres en todas las edades. Animémonos a normalizarla, a hablar de ella, e ir dejando atrás los prejuicios que afectan nuestra sexualidad.